Página 1 de 1

Haikus destacados Junio 2020

Publicado: 02 Jul 2020, 08:56
por grego
Hola de nuevo amigas y amigos.

Nos gustaría agradecer a la amiga Ana (Estela) el trabajo de esta selección mensual de los haikus destacados.
Muchas gracias por la generosa selección y los comentarios siempre interesantes para avanzar en el camino del haiku.


Queridos amigos de Paseos:

Ha sido un lujo leer vuestros haikus este mes. Felicidades por haber sabido despojaros de rebuscamientos y alcanzar la sencillez y autenticidad. Desde mi punto de vista, todos los que he seleccionado consiguen ese objetivo. Y, sobre todo, logran generar (por lo menos en mí) esa sensación tan maravillosa que producen los buenos haikus. Hablo del aware, lo que logra que nos conmueva, que nos emocionen tres escasos versos acabados de leer. Quien consigue transmitir al lector su asombro (no todos lo conseguimos, ya sea por un aware precario o por no haberlo sabido plasmar) puede darse por satisfecho de haber logrado escribir un verdadero haiku.


FOTO-HAIKU

Ya no brama...
el ciervo de la colina
con luz de luna
-Sandra

Aquí se percibe una luna llena. Una espléndida luna que logra que la noche sea menos noche, iluminada, donde se desvanecen las inseguridades de provocan toda oscuridad. Percibo al ciervo tranquilo, como si se encontrara en la colina protegido por la luz lunar.


TEMA DEL MES

Alcachofa en flor...
Va y viene
una abeja moribunda
-Aniko

Un gran haiku de compasión. Conmociona e impacta. Conjuga la vida y la muerte de manera muy lograda y sutil. Por un lado vemos la alcachofa en pleno esplendor y por otro una abeja dando tumbos medio moribunda. En un primer instante se aprecia a una abeja completamente desorientada, aturdida... Pero, ¿y si se tratara de tenacidad?: pase lo que pase, sea como sea, quiero acabar mi labor... ¿Lo uno o lo otro? Ahí queda.



TUS HAIKUS


Año tras año
el aroma del aligustre
entra en el cuarto.
-Manuel

Los haikus que desprenden aroma tienen un añadido especial. Se huelen, impregnándose todo del fragante olor. Y el haijin nos hace partícipes de su asombro donde, una vez más -con la exactitud de los ciclos de la naturaleza-, el aroma vuelve a entrar por su ventana.


Huele a café,
lentamente asoma
un nuevo día.
-Hadaverde

Otro haiku de aromas. En este caso la haijin ha sabido enlentecer el tiempo con maestría. Nos ha sacado de las prisas con las que siempre vamos para hacernos saborear un haiku como se merece, poco a poco. Nos lo ha puesto en bandeja. Primero nos impregna del olor a café, que ya invita a una relajación, y después nos muestra un amanecer en su plenitud.


Amanece sin lluvia
Llegan desde el platanal
cantos de ranas
-Diáfana

Un haiku repleto de sensaciones. Son los más conseguidos, ya que entran en erupción dentro del lector todas a la vez. El frescor que ha dejado la lluvia, el verdor del platanal, las distintas olores, la tibieza del sol del día y, también, el canto de unas ranas... todo conjugado de manera sencilla y muy lograda, donde ese canto es el detonante, lo que atrapa de alguna manera a la haijin, quizá porque todo pertenece a una relativa cotidianidad excepto aquello que acaba de oír. Precioso.


Noche de invierno.
En las flores de iberis*
resbala el rocío.

* canasta de plata
-Mary

Este haiku aporta color y frescura al invierno, que de por sí es una estación apagada e inerte. Si no me equivoco, se trata de florecillas blancas, que aportan luminosidad a la noche y se pueden apreciar con claridad esas gotas en movimiento.


En la higuera
brilla una telaraña.
Lavanda en flor
-Hikari

En este haiku se combinan elementos interesantes. Por un lado una higuera que entre sus ramas brilla una telaraña y por otro la lavanda en flor. Un día soleado en el que todo sigue su curso: la higuera da sus frutos, la araña teje su tela, la lavanda se llena de flores... Todo en la vida tiene su espacio, y en cada espacio hay vida... y aquí se aprecia muy bien.


Sombra y trinos,
el bosquecillo de robles
que plantó padre
-rosa mieres

Es un haiku evocador. La haijin nos muestra el bosque en diminutivo: bosquecillo, recordando las semillas que eran cuando lo plantó antaño su padre. Hoy en día altos robles por los que se filtra la luz y se llenan de pájaros con sus trinos. Es una manera de plasmar el transcurrir de la vida, de ver el fruto de algo con paso del tiempo.


Mar serena,
con destellos dorados
tu silueta
-amanecer73

Se aprecia un atardecer en calma, donde los últimos rayos brillan sobre el mar y que por un instante resplandecen también sobre una silueta a contraluz.
También podría ser mediodía cuando brilla todo el mar y estar saliendo una persona hacia la orilla y resplandecer su cuerpo mojado...
Con los haikus a veces pasa que tienen varias lecturas, un mismo haiku puede tener varias interpretaciones posibles y todas muy válidas.