Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Colaboraciones del profesor Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala, profesor jubilado de Filología Hispánica de la Universidad de Sevilla, autor del famoso libro "El haiku japonés" (Ed. Hiperión).

Moderador: grego

Avatar de Usuario
grego
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 2143
Registrado: 25 Oct 2003, 01:00
Ubicación: Sevilla (España)
Contactar:

Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por grego » 17 Mar 2014, 13:57

Imagen


SIMBOLISMO Y FEÍSMO.
Que una acción -o cosa cualquiera- sea fea, e incluso teñida de crueldad, no es óbice para que pueda constituirse en tema de haiku, siempre que sea significativa. Y..., ¿qué cosa más significativa que una típica travesura infantil? Todos hemos hecho alguna.

Aquí estamos hoy ante unos preciosos insectos -como la cigarra, el grillo- que con sus respectivos cantos, más o menos chirriantes o agudos, dan testimonio de la vida natural, y de la estación climática en curso. Naturaleza y kigo -en suma- entran en juego, que es como decir: nos encontramos en una oportuna antesala para el haiku.

Pero he aquí que la vida humana irrumpe en ese rito de la naturaleza, para venir a cortarlo abruptamente. Un niño -queda expresada así a las claras su identidad masculina en nuestro segundo haiku (6), dándose a entender en el primero (1)- se ha sacado de entre la ropa el miembro viril, para orinar sobre el animalito en cuestión. No tiene importancia alguna el posible exhibicionismo, pero sí esa voluntad malévola de fastidiar a una criatura de la naturaleza. Tal rasgo es el que subraya en ambos casos el poeta, dando fe casi notarial de su existencia. No hay moraleja explícita en los poemas, ni debe haberla (podría ser algo así: "Esos animalitos son inocentes; y el niño no. ¡Parece mentira!", o bien: "¡Eso no se hace!"). Simplemente se describe el hecho, y se somete a nuestra consideración, como lectores que somos.

El haiku (1) es de Issa, y reza así:

hatsu semi to / ieba shooben / shitarikeri

¡Ya llegó la cigarra!
grita él, y sin más
se le ha orinado encima. ...................................(Traducc. mía)

En realidad el grito humano que se describe en el original, está diciendo "¡La primera cigarra!" -"hatsu semi" (2)-, como señalando la llegada a los campos de dicho insecto.
El término "shooben" (3) es una voz muy corriente para la orina; a la letra, se trata de un cierto eufemismo, algo así como 'necesidad menor'.
El verbo y su terminación (tercer verso: "shitari keri" (4)) equivale simplemente a 'hacer', como diciendo 'hace su necesidad menor' (= él se orina). La terminación "-keri" era en su origen de pasado verbal, pero con el uso frecuente de los poetas se había convertido ya en un kireji -o palabra de cesura-, desligado de toda precisión temporal, y conservando -si acaso- un ligero matiz aspectual de "acción realizada"; y así aparece en el famoso haiku del cuervo de Bashoo: "karasu no tomari keri (5): 'un curvo se ha posado', o también: 'donde se posa un cuervo'.

El kigo de este haiku (1) es de verano: "semi" 'la cigarra'.

El segundo haiku (6) que quiero traer a colación lo he encontrado en la antología de haikus españoles titulada "A la intemperie"; de Juan Francisco Pérez y María Victoria Porras (Ed. Haibooks, 2006):

Niño pequeño
Con el chorro del pis
incordia a un grillo

(No hay signos de puntuación en la citada antología; sí, un uso curioso de las mayúsculas)

El kigo aquí es de otoño: 'grillo' (en japonés actual sería "koorogi"; en japonés antiguo podía ser "kirigirisu").

¿Influyó Issa u otro haijin japonés en estos autores contemporáneos nuestros? Puede ser, pero la cuestión es superflua. La sensación de realidad, de algo visto a lo vivo y transmitido como tal, es muy evidente, tanto en Issa como en nuestros compatriotas.

En el haiku de estos últimos es muy gráfica visualmente la frase "el chorro del pis"; y especialmente frente a la expresión eufemística de Issa. Igualmente es digno de notarse que Juan Francisco y Mª Victoria hacen una acusación más explícita de la conducta del niño, cuando dicen expresamente que "incordia" al animalito; aunque la acusación queda mitigada al decírsenos que se trata de un niño "pequeño". En cualquier caso, Issa deja este aspecto mucho más desvaído.

Creo que nuestros autores hoy comentados nos brindan una buena muestra de cómo escribir auténtico haiku -con corrección prosódica, con adecuados kigo, con visión global de naturaleza...- valiéndose de imágenes algo ingratas de presenciar, pero bien reales.

Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala. Universidad de Sevilla
El arte es la condición fundamental de todo. Susan Sontag

http://grego.es

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6260
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Barlo » 17 Mar 2014, 16:52

Querido Fernando.

Ni que decir tiene que agradezco enormemente todos y cada uno de estos artículos; y que tengo la costumbre de coleccionarlos en papel tal como hice con aquella otra serie del Rincón titulada "Un haiku para el camino"...

Tengo un particular interés cognoscitivo por el asunto del 'simbolismo' en el haiku. Y me gustaría que pudieses aportarme cómo debe ser entendido dicho simbolismo dentro del contexto del haiku tradicional. Me intereso mucho por este tema del significado, no solo por cuestiones de relación entre aspectos de sentido, mente-mundo y referencia en un intento por comprender cómo entiende el poema haiku dicha relación entre lenguaje y realidad, para usar términos mas sencillos de entender.
Por ejemplo, en este articulo que titulas simbolismo y feísimo, me queda claro lo del 'feísmo', pero no igualmente el de simbolismo.

¿Que nos podrías aclarar al respecto del simbolismo si eres tan amable?

Un abrazo,
Barlo
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 18 Mar 2014, 19:08

Hola, amigo Barlo. Aprecio mucho tu solicitud en coleccionar mis artículos, tanto los ya algo antiguos como los actuales. El símbolo por antonomasia en el haiku es la palabra de estación o "kigo". No se nos dice "estamos en verano", pero la mención de la primera cigarra nos sitúa inmediatamente en los albores del verano. Elena Gallego y Seiko Ota en su Antología "Kigo" (Ed.Hiperión) aportan incluso un lista de subestaciones (como puede ser, por ejemplo "risshun" 'primavera entrante'; aparte de muchos kigos simplemente estacionales, casi siempre ilustrados con poemas.
Además, si las acciones descritas son típicas de aspectos de la vida, sus protagonistas -personas, animales o cosas- normalmente se erigen en iconos o símbolos de realidades muy representativas, Diríamos, por ejemplo que el niño que se hace pis gloriosamente sobre un insecto aunque sea un chico observado y concreto, simboliza al niño que todos hemos sido y que posiblemente aún llevamos dentro.
Ahondando un poco, en toda metáfora -aunque no sea muy frecuente en el haiku- hay un juego de sustitución simbólica de realidades. Yo he llegado a encontrar en haiku lo que Carlos Bousoño llama "imagen visionaria", o metáfora hiperbólica y algo surrealista -para entendernos-. Así que siempre hay tela por cortar.
Un abrazo de Fernando

Avatar de Usuario
nuviosevlo
super paseante
super paseante
Mensajes: 902
Registrado: 02 Nov 2007, 01:00

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por nuviosevlo » 21 Mar 2014, 12:51

Muchas gracias, profesor, por el tema y por la contestación a Barlo, quién, con su pregunta, a aclarado también mi duda.

Saludos

Mariar

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 24 Mar 2014, 08:53

Gracias, Mariar, por tu mensaje. La verdad es que puse en el título del artículo ""Feísmo y simbolismo", y luego no desarrollé la segunda idea, dándola un poco por supuesta. No es bueno dar por supuestas ciertas cosas que -aunque para uno estén claras-, posiblemente no lo estén para los demás. Por eso es bueno este diálogo que mantenemos autor y lectores tras mostrarse el artículo. Fernando

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6260
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Barlo » 29 Mar 2014, 12:50

Tarsis escribió:Hola, amigo Barlo. Aprecio mucho tu solicitud en coleccionar mis artículos, tanto los ya algo antiguos como los actuales. El símbolo por antonomasia en el haiku es la palabra de estación o "kigo". No se nos dice "estamos en verano", pero la mención de la primera cigarra nos sitúa inmediatamente en los albores del verano. Elena Gallego y Seiko Ota en su Antología "Kigo" (Ed.Hiperión) aportan incluso un lista de subestaciones (como puede ser, por ejemplo "risshun" 'primavera entrante'; aparte de muchos kigos simplemente estacionales, casi siempre ilustrados con poemas.
Además, si las acciones descritas son típicas de aspectos de la vida, sus protagonistas -personas, animales o cosas- normalmente se erigen en iconos o símbolos de realidades muy representativas, Diríamos, por ejemplo que el niño que se hace pis gloriosamente sobre un insecto aunque sea un chico observado y concreto, simboliza al niño que todos hemos sido y que posiblemente aún llevamos dentro.
Ahondando un poco, en toda metáfora -aunque no sea muy frecuente en el haiku- hay un juego de sustitución simbólica de realidades. Yo he llegado a encontrar en haiku lo que Carlos Bousoño llama "imagen visionaria", o metáfora hiperbólica y algo surrealista -para entendernos-. Así que siempre hay tela por cortar.
Un abrazo de Fernando

Muchas gracias, querido Fernando y disculpa por el retraso. La verdad es que el "juego" simbólico es obvio y no solo en el haiku por cuanto a la categoría del "kigo" se refiere; sino también en el aspecto connotativo (tanto intensional como extensional) que todo lenguaje y sobre todo el literario ya posee por derecho propio. Esto es tan evidente como que hasta el propio lenguaje de la ciencia (salvo la expresión del lenguaje matemático) no escapa a su influjo. Ahora bien, a mi me intriga que se haya dicho que el haiku -e imagino que no será todo tipo ni estilo de haiku- se atenga a lo concreto. Que un haiku diga lo que dice en sus tres versos sin menoscabo de que ello nos lleven hasta donde nos quiera llevar la imaginación… Pero que en esencia, lo que el poeta quiere del lector es trasmitir su experiencia, el momento haiku, pero sin darle ya mascado un significado u otro, aunque para ello, deje abierto e incompleto la expresión del mismo (del haiku, se entiende) Recuerdo aquello que el propio Roland Barthes, en El imperio de los signos refería al respecto de nuestra saturada tendencia occidental -casi un vicio, diría alguno- a buscar símbolos por todas partes…

Yo observo como si existieran dos tendencias a la hora de leer y/o entender un haiku, sobre todo en el llamado de naturaleza. Una, digamos, de tipo fenomenológica; y otra más simbólica. Una flor, bañada o no de rocío, es una flor con o sin rocío y además ser palabra estacional; pero así mismo simbolizar lo transitorio y efímero de la vida, pongamos por caso. Aquí hablaríamos casi de un símbolo de primer grado, de algo dado, la flor, un objeto natural. Uno puede quedarse con el objeto tal cual aparece frente a nosotros y observarlo de manera directa, como haría un fenomenólogo; y otro puede dejarse llevar por las connotaciones hasta donde estas le conduzcan. Pero en ese sentido pierde gran parte del sentido original e intuitivo del objeto extralingüístico que es la mera flor. Pongamos ahora el ejemplo de un reloj; un objeto creado por el hombre por tanto ya simbólico en sí mismo; y que a la vez posee un segundo grado de simbolización añadido culturalmente, que iría desde la representación del tiempo (primer grado), hasta la representación de lo transitorio o la muerte, lo efímero, etc, (segundo grado) Y todo esto es inevitable en nuestra cultura. Es un objeto creado, un símbolo nato por definición. Pero en lo natural, salvo entender que la parte pueda representar el todo como es el caso de la función del kigo, tenemos la tendencia a querer añadir excesiva carga de connotaciones de segundo grado a los objetos y seres naturales. Pero una flor no es más que una flor… Y un zorro, no es más que un zorro…

Ya te comentaba que este tema del simbolismo y lenguaje, me tiene atrapado en lo que al haiku respecta. :wink:

Gracias de nuevo, Fernando, por tu inestimable consideración hacia mis (nuestros) desvelos. Y animo igualmente, así como hizo Mariar, a que se unan más lectores a expresar sus dudas o comentarios.

Un abrazo
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 31 Mar 2014, 15:37

Hola, Barlo. Estoy de acuerdo en lo de que el hombre es un animal simbólico; y por tanto nos solemos poner muy pesados buscando segundos y terceros sentidos. Pero aunque el haiku sea la plasmación de una sensación concreta, también es cierto que si ha de haber cierta comunicación del lector con el autor, será en la línea de rastrear un poco lo que el haijin nos quiso decir. ¿Por qué -por ejemplo- Bashoo se fijó en un cuervo (tan feo él, para muchos) para describirnos cómo se posó en la rama seca? Algo vería, y eso es lo que tratamos de ver, para enriquecernos con las palabras de Bashoo. Luego podemos discurrir hasta el infinito, hasta -posiblemente- apartarnos de la intuición original, y somos libres para hacerlo. Tal vez no nos enriquezca ya tanto apartarnos a capricho de la intuición del autor, pero tampoco yo diría: "Corta ya; hasta ahí" La mente es libre y quién sabe a dónde nos puede llevar.
Un abrazo de Fernando

Avatar de Usuario
Gorka Arellano
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6988
Registrado: 25 May 2012, 08:27
Ubicación: Navarra (España)
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Gorka Arellano » 31 Mar 2014, 20:02

Estoy de acuerdo, Fernando. No hay que poner límites a la mente... el lector es libre de imaginar la escena que se le presente... aunque se aleje de la intuición del haijin, que más da!!

Abrazos.
"No es el universo el que necesita mejora, sino su modo de mirar."
Nisargadatta

Avatar de Usuario
Sandra
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 2402
Registrado: 24 Feb 2005, 01:00
Ubicación: Buenos Aires

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Sandra » 31 Mar 2014, 20:30

Gracias Fernando, siempre tu aporte claro y preciso viene a dar claridad a las dudas, incluso a las que surgen con la misma lectura y no sabía que estaban en mí.
Gracias Barlo por hacer nuestras, tus dudas. Aclararlas y despejarlas nos ayuda a crecer y a andar el camino.
El intetés y la curiosidad no tienen límites y a medida que me voy adentrando en el haiku voy acumulando más dudas que certezas.
:chino
Hasta la próxima
Sandra

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 01 Abr 2014, 08:48

Veo con satisfacción que ge-érgon y Sandra se han unido a nuestro forum sobre el simbolismo del haiku. Creo que el haiku es una ventana que nos abre a mundos de humanismo, partiendo del amor a nosotros mismos y a nuestro entorno. La mente, efectivamente, no tiene fronteras, y mucho menos los sentimientos. Pero el haiku, en su brevedad -ese haiku concreto que leemos- está ahí ante nuestros ojos, recordándonos que él mismo ha sido la puerta de nuestras vivencias tras su lectura, y que él mismo sigue siendo breve y sugerente, En su sencillez representa también un freno para que no desbarremos ni nos desviemos de cierto cauce, sino que nos entreguemos a una contemplación grata y razonable.
Mis afectuosos saludos a todos. Fernando

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6260
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Barlo » 01 Abr 2014, 10:43

Así resulta ser, querido Fernando. El hombre es ese enigmático animal fantástico que refería el viejo Nietzsche…
Nosotros -y me refiero a todas y todos los lectores- compartimos muchas cosas respecto a la causa poética y su naturaleza humanista y por tanto espiritual; ya que una cosa no puede darse o concebirse sin la otra.
Parece mentira que un un poemita tan breve y sencillo como aparenta ser el haiku, de para tanto. Solo en este sentido ya resulta fascinante. Seguramente porque su cercanía con el silencio es fuente que hace brotar un caudal de posibilidades y de aperturas de mundo.

Particularmente llevo ya tiempo en la cuestión de lo que os comentaba respecto al simbolismo en el haiku; y como todo suele tener un comienzo, el mío (mis dudas y desvelos) surgieron con la lectura de cierto comentario realizado por Vicente Haya, en algunos de sus textos; creo que la primera vez que me enfrenté a ello fue en El espacio interior del haiku, de Shinden Ediciones, en donde leí que la introducción del mundo humano en un haiku de naturaleza (o de lo sagrado, según la nomenclatura de Haya) cuando fuera de manera espontánea, no cabía una lectura simbólica. "El haiku dice lo que dice. Con la máxima claridad posible. No hay símbolo que valga en materia de haiku. El símbolo es un desprecio a la realidad." Y así mismo de cierto texto a modo de prólogo a la obra de Bashoo (Haiku de las cuatro estaciones, de Miraguano Ediciones) en donde Francisco F. Villalba comentaba la problemática dualidad de nuestro lenguaje en contrapartida a ese lenguaje pre-simbólico tan característico de las lenguas asiáticas…Y de que Salvador Pániker dijera que el "El hombre es un animal enajenado, víctima del simbolismo de su lenguaje." Bueno, para no cansar a nadie dejo que os repaséis dicha introducción directamente a quienes dispongáis del mencionado texto.

Y bien, deciros que desde entonces, no solo me atrapó esto del haiku, sino que así mismo ando bastante "liadillo" con semejante asunto. Sé que este "lío" es muy particular; pero es lo que me ha tocado, vaya… :-) Por eso este forum, como bien dices, es muy importante para todos nosotros; porque airear de vez en cuando nuestras dudas y pareceres, nos abre la mente y nos pone en camino hacia no se sabe dónde.

Gracias de nuevo, Fernando, por tu colaboración y por tu generosidad, y por supuesto a el resto de los que componen este forum.

Abrazos
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 01 Abr 2014, 13:24

Te veo muy filosófico, amigo Barlo. Yo opino, creo que con muchos otros -en la estela de Roman Jakobson-, que toda poesía, por el solo hecho de serlo, funda un segundo plano de significación, sobre ese otro primer plano que es el significado obvio de las palabras. En este sentido, "el haiku dice lo que dice", y asumo lo dicho por Vicente Haya. Pero si estamos de acuerdo en que el haiku es poesía, no puede desnudarse de ese segundo plano, instaurado por las connotaciones de las palabras -sobre el mero contenido denotativo de las mismas-. La paradoja está aquí en que el haiku japonés se desnuda de muchas cosas: metáforas, compuestos chinos, explicaciones y raciocinios, signos de puntuación, usar varias estrofas..., y va a la observación directa y a la comunicación mediante el lenguaje cotidiano. "En la poesía del haikai se usan emplean palabras de uso corriente", decía Bashoo. Por eso la fraseología del haiku no es nunca rebuscada. En ese prodigio de sencillez, que es el buen haiku, emerge en algún momento ese segundo plano semántico creado por lo que nos evocan las palabras. Si no hay esto, y el haiku consta simplemente de frases más o menos coloquiales para su pronto olvido..., más valdría que dejáramos de ocuparnos en el haiku, yo el primero.
Sin embargo, tengo fe en que el haiku puede enseñarme mucho de mí mismo, del mundo y de los demás. Y aquí estamos en el tajo, que aunque a veces es trabajoso es también muy grato. Fernando

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6260
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Barlo » 02 Abr 2014, 12:33

Esto del filosofar debe ser un mal karma… :-)

Es muy cierto, Fernando, el lenguaje de la poesía es así como dices. A mi, del haiku, me sedujo precisamente ese no decir expresamente (casi iba a decir ese balbucir); eso no dicho expresamente en el haiku y que surge como epifenómeno de unas pocas palabras bien elegidas…¡Y qué difícil es!

Un placer haber podido conversar contigo, Fernando.

Un abrazo,
José Luis
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Tarsis
paseante iniciad@
paseante iniciad@
Mensajes: 149
Registrado: 25 Oct 2011, 22:05

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Tarsis » 03 Abr 2014, 07:27

Veo muy acertadas tus recientes palabras, Barlo. El mayor encanto del haiku es el estar tan cerca del silencio, el ser cómplice del silencio. Aun cuando se lea en alta voz, es en el silencio que sigue a su lectura donde ahondamos en su contenido, y lo interiorizamos. Fernando

Avatar de Usuario
Barlo
paseante haijin
paseante haijin
Mensajes: 6260
Registrado: 09 Abr 2005, 01:00
Ubicación: La Tierra
Contactar:

Re: Marzo 2014. Artículo de Fernando Rodríguez-Izquierdo

Mensaje por Barlo » 04 Abr 2014, 00:10

He recordado este poema de Eugéne Guillevic que cito a modo de colofón sobre lo que en gran medida se ha tratado aquí, en este foro, sobre la función del lenguaje poético en general.


He aquí una oruga.
Y repta.

Repta hacia el alimento,
eso es al menos lo que ella cree,

y además es cierto,
pero también repta

hacia su avatar,
hacia su vida de mariposa,

y ese objetivo
ella no lo adivina.

- Tú, tampoco adivinas todavía
hacia qué escribes.



Qué sencillo y directo me parece este poema, aunque en verdad resulte todo un alarde de poética.


Salud
Todos conocen el Camino; pocos lo recorren

Responder